FARIÑAS

Pedro Celestino Fariñas Meneses es un auténtico rumbero. Nació en La Habana el 27 de febrero de 1943.  Siempre vivió entre tambores e instrumentos de percusión, y entre fiestas afrocubanas: un ambiente de clima emocional de la rumba, una fiesta callejera de solar (ghetto) de gente con pocos recursos económicos que quiere divertirse.

Fariñas tiene una gran experiencia en todo tipo de rumbas, con sus diversas variantes como el yambú o el columbia, también tocada en los bembé, fiestas de congo y rumbas de cajón muerto.

“Los inicios de las rumba –dice- era con medios humildes ya que era música de pobres.  Dos cajones de bacalao, una caña brava dos cucharas y un par de claves.  Con estos elementos se conseguía una música muy rica, con ritmo muy emblemático, expresivo y versátil. Los músicos recurren a una extensa gama de toques, para lograr la calidad tímbrica esencial”.

Percusionista y cantante, en 1973 se integra en "Rumboleros", agrupación de guaguancó donde coincide con los grandes de esa época como Tata Güines o Chavalonga. Posteriormente es llamado por "Los Muñequitos de de Matanzas" donde pasa a ser vocalista. Regresa a La Habana y entra en "Clave y Guaguancó" para posteriormente formar parte de "Yoruba Andabó" y otras agrupaciones como "Rumba Eriera". Graba con ENVIDIA las producciones "Ecué Tumba", "Cajón al Muerto", "Fariñas el Rumbero", "En un Solar de Pogolotti", "Rumboleros" y su obra póstuma que aún no ha visto la luz "El Rey de la Tahoma".Una gran figura del género, de inconfundible timbre y marcadísima personalidad.

Fallece el 16 de noviembre de 2020. Se fue "Fariñas El Rumbero", adiós amigo Q.E.P.D.

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email